A escuchar tangos



Para el sábado a la noche
decidimos la salida,
otra vez la barra junta
iría a calaverear,
todos a planchar el traje
y la biaba de gomina,
cita en el bar de la esquina
justo después de cenar.

Todos silbando bajito
fuimos llegando puntuales,
y al pasar el primer “tacho”
rumbeamos para el trocen,
si parecen otros tiempos,
aquellas noches de amigos
y al mejor lugar tanguero
le indicamos al chofer.

El boliche estaba piola,
media luz, humo y botellas,
las paredes adornadas
con los grandes del ayer,
un par de luces marcaron
el entorno de la escena
y empezó a sonar la orquesta,
el trio, pa´decir bien.

El sonido, un poco fuerte,
te golpeaba en los oídos,
el bandoneón, potenciado.
sonaba como metal;
en lugar del contrabajo
una guitarra enchufada
y al piano lo habían cambiado
por un teclado oriental.

Se escuchó “La cumparsita”
salieron los bailarines,
ella pollera cortona
colita y arito él,
y después de cuatro pasos
vinieron las revoleadas,
la piba quedó colgada
con sus piernas de un dintel.

A poco los instrumentos
acompañaron las voces,
que para ser más oídas
fueron a un tono mayor
y prolongaron las noooooootas
metiendo miiiiiiil calderooooooones,
y en vez de decir las letras
gritaron sin emoción.

Nos miramos y salimos
caminando por Corrientes,
vimos una disquería
y entramos a revolver,
con el paquete en la mano
volvimos a nuestra esquina
y en la vitrola del feca
escuchamos a Gardel.




Jos Pesama | More Lyrics | Más Letras | Plus de Paroles | Mais Letras